Métodos y medios para aumentar la potencia

Métodos y medios para aumentar la potencia

Históricamente, la actividad sexual masculina se consideraba no solo una garantía de procreación, sino también un factor que afectaba el bienestar de toda la familia. Los antepasados ​​creían que si el jefe de familia tenía problemas con la potencia, esto afectaría negativamente su capacidad para mantener un bloqueo en el hogar, e incluso en fenómenos tan poco predichos como la productividad de las tierras o la fertilidad del ganado.

Tales juicios son bastante lógicos: un hombre experimenta estrés cuando ocurre un problema de erección. Pensamientos alarmantes interfieren con él en los asuntos cotidianos y en la resolución de problemas profesionales. Pero debe recordar: una conversación franca con un médico y un plan de tratamiento competente ayudarán a restaurar una vida sexual plena y la confianza en sí mismo. ¿Por qué es tan relevante el problema de aumentar la potencia? «Potencia», un concepto filisteo que denota la capacidad de un hombre para tener relaciones sexuales. La poca potencia, o impotencia, implica que esta capacidad se ve afectada. Pero, ¿qué incluye un trastorno similar? Los médicos prefieren el término «disfunción eréctil»: implica que el paciente experimenta problemas con la excitación o con el funcionamiento saludable del pene. Puede ser la falta de tono de este órgano, lo que hace imposible la relación sexual, o problemas con la eyaculación (expulsión de esperma), que ocurre demasiado temprano o se acompaña de sensaciones desagradables. La impotencia es una ausencia prolongada completa de una erección, es decir, un grado extremadamente negativo de disfunción eréctil. La disfunción eréctil rara vez es una enfermedad independiente: en la gran mayoría de los casos estamos hablando del eco de un proceso patológico grave que afecta a muchos órganos y sistemas. Además, una disminución en la potencia puede ser de naturaleza psicógena, como consecuencia de un trauma emocional o situaciones estresantes severas.

Importante saber

La mitad de los hombres mayores de 40 años tarde o temprano enfrentan disfunción eréctil. Sin embargo, según las estadísticas médicas, la impotencia se está volviendo más joven cada año: personas de mediana edad e incluso hombres jóvenes acuden a ver a un médico. Los expertos atribuyen la situación actual a un cambio en el estilo de vida de los ciudadanos (actividad física reducida, nutrición desequilibrada), condiciones ambientales e incluso el creciente papel de las redes sociales en la comunicación con las mujeres: la falta de interacción física en las primeras etapas de las citas afecta negativamente el trasfondo hormonal de un hombre.

Episodios fallidos con intimidad al menos una vez en la vida ocurren en todos los hombres, sin embargo, con la verdadera disfunción eréctil, el problema se repite de vez en cuando (más de 4 veces seguidas), y no debe esperar una autocuración feliz. Además, la dilación afecta negativamente las perspectivas de tratamiento, porque la patología subyacente a la disminución de la potencia solo progresará con el tiempo.

¿Cómo aumentar la potencia?

Una pregunta similar, aunque ocasionalmente, es de interés para todos los representantes del sexo fuerte, independientemente de si tiene problemas en la esfera sexual: es difícil argumentar que la calidad del sexo está determinada en gran medida por el grado y la duración de la erección de la pareja. Por supuesto, hay formas de aumentar la potencia en el hogar, sin embargo, no importa cuán atractiva pueda parecer alguna técnica exótica, aún debe consultar a un médico y aplicar principalmente los métodos recomendados por un especialista. Todos los métodos para aumentar la potencia tienen sus pros y sus contras, que discutiremos más adelante.

Métodos populares

La forma más económica, pero al mismo tiempo la menos efectiva para restaurar o aumentar la potencia son las recetas de la medicina tradicional. Algunos de ellos están justificados desde un punto de vista médico, pero no se olviden de las características individuales de cada organismo y la variedad de causas que podrían conducir a la disfunción eréctil. Por lo tanto, el uso de tinturas o elixires preparados por curanderos tradicionales puede tener consecuencias impredecibles para el bienestar. Los consejos más populares incluyen duchas de contraste regulares, procedimientos de baño, aplicación de hielo en varias partes del cuerpo (con el propósito de entrenar los vasos sanguíneos), así como la ingestión de ginseng, Rhodiola rosea, trébol, vid de magnolia china, hierba de San Juan, ortiga, milenrama y otros. plantas Por supuesto, hacer referencia a estos consejos solo es posible con el permiso (y bajo la supervisión) de un médico, ya que con un enfoque analfabeto o demasiado activo, estas herramientas útiles pueden dañar la salud de los hombres.